¿Regresará Ralph Lauren a la senda del crecimiento?

Tras la presentación del trimestre anterior las acciones reaccionaron muy positivamente superando la barrera de los 100$ y llegando a alcanzar niveles de 114$  al superar ampliamente las expectativas del mercado, pero tras alcanzar estos niveles algunos analistas han rebajado las perspectivas  del sector debido a una peor comparativa causada por  la fortaleza del dólar y han permitido que la compañía ceda posiciones hasta niveles muy cercanos a los mínimos que marcó en Febrero de 2016 entorno a los 86$.

Mañana día 2 Ralph Lauren vuelve a presentar resultados y para este trimestre las expectativas del consenso de analistas  sitúan los ingresos esperados  en los 1.710 millones $ y unas perspectivas de BPA antes de cargas extraordinarias que se sitúen en  1,65$, RL ya anunció que se produciría un descenso en las ventas en este trimestre cercano al 10/12% y que el margen operativo se situaría en el 10% con un descenso entre 200/225 puntos básicos, es decir unas ventas de 1710/1750M $ y un BPA entre 1,71/1,75 por lo que las expectativas del consenso de analistas son incluso más pesimistas que las previsiones dadas por la propia compañía.

Es previsible que si la compañía textil publica unos resultados que se sitúen incluso en el rango más bajo de previsiones, es decir 1,65$ de BPA y 1710M, pudiese reaccionar de manera positiva ya que la acción está muy cerca de mínimos y la estrategia que Ralph Lauren está planteando debería ser exitosa a largo plazo y su valoración es más que interesante en estos niveles.  Ralph Lauren podría  ser una buena opción de compra en estos niveles tanto a corto, como a largo plazo como desde el punto de vista fundamental como desde un punto de vista técnico.

Ralph Lauren es una compañía con una excelente imagen de marca, tanto es así que a la hora de elegir una marca americana de lujo esta compañía figura a la cabeza y ha sido recientemente elegida para vestir a Melania Trump y así no tener que acudir a las prestigiosas marcas francesas de (Dior o Balmain) que tan del gusto son de la mujer del presidente americano. Independientemente de la imagen de marca que siempre aporta un valor añadido a una firma, Ralph Lauren ha sido una compañía que ha reportado un excelente crecimiento a largo plazo  hasta 2014, pero desde 2015 está inmerso en un proceso de ajuste que ha llevado a  su acción a caer más de un 50%.

Plan de ajuste y previsible vuelta a la senda del crecimiento  rentable

En 2015 la firma llevó a cabo un proceso de ajuste  que finalizará con la ejecución de su plan estratégico en 2018, para ello queda poco más de un año y se  espera que cuando finalice dicho plan estratégico Ralph Lauren haya regresado al crecimiento que siempre ha tenido la firma americana. Actualmente Ralph Lauren está inmerso en un proceso de ajuste que le ha llevado a acometer diversas estrategias como el cierre de aquellas tiendas que no son rentables, centrar su actividad y ventas en aquellas productos que gozan de una mayor aceptación y que le reportan una mayor rentabilidad, reducir inventarios de aquellos productos que le reportan menores márgenes e invertir en aquellas áreas que le reportan unos márgenes mayores para que puedan darle un mayor crecimiento a largo plazo. Para acometer este plan Ralph Lauren va a destinar en 2017o más de 400 millones de dólares de los que ya ha destinado un 60% en el primer semestre del ejercicio y también destinará otros 150 millones a inventarios, cerrará un 10% de sus tiendas y reducirá su plantilla en un 7%. Todos estos ajustes le reportarán a la compañía unos ahorros de entre 180 y 220 millones de dólares anuales.

Ralph Lauren actualmente está acometiendo inversiones y gastos que a medio plazo le deberían de reportar una mayor rentabilidad y mejora en los márgenes, pero además ha recomprado acciones por valor de 200 millones de dólares en los seis primeros meses y se comprometió a destinar otros 200 millones adicionales, lo cual supone acumular un 4% de acciones en autocartera que serán posteriormente amortizadas. Actualmente RL posee cerca de 1.100 millones de $ entre caja e inversiones a corto plazo y algo menos de 700 millones de deuda total, es decir, posee una caja neta de 400 millones de $  lo que le ofrece una situación de solvencia envidiable para poder acometer cualquier inversión sin tener que acudir a un incremento de su endeudamiento.

El resultado que se espera que RL reporte en 2017 (su ejercicio termina en Marzo de 2017) estará en los entornos de los 5,5$ antes de las cargas por ajustes extraordinarios lo que supone que la compañía estaría cotizando a un Per 16x para este año, pero que si lo ajustamos en base a los ahorros adicionales de costes, mejora de márgenes, recompra y amortización de acciones y a un previsible regreso a una senda de crecimiento en sus ventas una vez realizados los ajustes correspondientes, podría hacer que una vez finalizado el plan estratégico en 2018 RL pueda alcanzar una cifra de beneficios similar a la alcanzada en 2014 lo que supondría estar cotizando en la actualidad con una valoración realmente interesante.