Teekay, confianza en la joya de Paramés

Si  hay un inversor en España que es seguido es García Paramés y la causa de ello es totalmente justificada ya que gestionar el patrimonio que él ha gestionado en bolsa en los últimos 20 años y haber conseguido una rentabilidad anualizada superior al 17% solo está al alcance de unos pocos elegidos que saben desmarcarse completamente del comportamiento del rebaño y utilizar su enorme sentido común y conocimiento en el campo de las inversiones para encontrar aquellas ideas de inversión que mejor se acoplan con el largo plazo, la paciencia y el dejar madurar las buenas ideas.

 

Un inversor con la confianza del trabajo bien hecho

Hace unos pocos días se celebró la Reunión anual con Inversores de Cobas Gestión donde García Paramés se presentó con todo su equipo de analistas e hizo una brillante exposición sobre cuáles eran sus principales posiciones en la cartera y qué es lo que esperaba para su cartera en los próximos 3/5 años. Paco como le llaman sus amigos transmite ante todo una enorme confianza en lo que hace y lo transmite a sus inversores por los cuatro costados, es la confianza de quien sabe moverse en los mercados desde hace muchos años desmarcándose de los movimientos irracionales del corto plazo y centrándose en lo que es importante que son los fundamentos de aquellas empresas donde ha invertido y que le dan la enorme confianza de ser optimista con lo que viene por delante a largo plazo. El principal fondo de Garcia Paramés, el Cobas Selección lleva una rentabilidad desde que comenzó su andadura a principios de año de poco más del 2%, situándole actualmente entre los fondos más rezagados del mercado de su categoría, pero esa no es su batalla ya que Paramés sabe que su carrera es a largo plazo y si alguien quiere sentirse victorioso por haberle superado en 6 meses que lo intente en cinco o diez años que es ahí donde reside su auténtico potencial y el de su equipo.

 

Una sonrisa delatora

Pues bien, mi artículo no trata de ensalzar a García Paramés sino a alguno de los tesoros que esconde en su cartera y es que cuando discurría la conferencia y salió el tema de una empresa naviera llamada Teekay al gestor se le puso una sonrisa en la cara, esa sonrisa que a los inversores nos sale cuando hemos dado con una empresa que sabemos que es un auténtico filón y que es la principal apuesta de los fondos globales de Paramés.

Los que seguimos los mercados habíamos oído ya hablar de esta compañía, de la empresa Naviera Teekay LG Partners y de su holding de inversión Teekay Corporation, pero también nos sembraban dudas las malas opiniones de los analistas de Morgan Stanley sobre el valor y la posible quiebra de la compañía offshore que también forma parte del holding… Pero ver la enorme confianza que transmite García Paramés en primer lugar, al pasar a incrementar su posición en la naviera y su holding recientemente del 5% hasta el máximo permitido del 10% de sus fondos y ver como otro de los principales conocedores y gurús del sector marítimo como es el analista Mintzmayer, el cual comentó de esta empresa que era la inversión que había realizado con mayor convicción de su enorme potencial en toda su carrera profesional, me hizo entrar a estudiar más en detalle una empresa a la que quizá no había prestado la atención suficiente.

Examinando el potencial de Teekay LNG Partnes y Teekay Corporation

Teekay LNG Partners es la naviera del holding Teekay Corporation y la joya de la corona, también pertenecen al holding Teekay Tankers que son los buques que transportan el petróleo y su filial Offshore, ambas con problemas, principalmente la segunda debido a su alto endeudamiento.

Pero lo interesante consiste en que la compañía naviera es suficientemente sólida y potente para que no le afecten los problemas de las otras dos y que si incluso valorásemos a 0 a las otras dos filiales tendríamos una valoración con un tremendo potencial alcista tanto para las acciones de Teekay LNG Partner ya que las acciones de la compañía naviera no están recogiendo ni una valoración apropiada ni el enorme potencial que la compañía posee actualmente, como para Teekay Corporation.

Hace poco más de dos años Teekay LNG Partners repartía un suculento dividendo de 0,7/0,8$ trimestrales por acción, pero la compañía decidió acometer una serie de inversiones en buques para los siguientes años, de tal manera que decidió suspender el generoso dividendo que estaba repartiendo y pasar a repartir únicamente 0.14$ y destinar el resto del capital a afrontar sus inversiones de futuro utilizando su flujo de caja y posibilidades de endeudamiento para acometer dichas inversiones, comunicando que cuando terminase de ejecutar su plan estratégico de inversiones volvería a pagar dicho dividendo. El mercado como suele ocurrir en estos casos no supo entender bien el proyecto y las acciones tanto de la naviera como del Holding se hundieron pasando a cotizar con caídas superiores al 70%, lo interesante es que la mayor parte de las inversiones que la naviera debía de realizar ya han sido realizadas y su plan de inversiones y endeudamiento parece haberse cumplido de manera satisfactoria. Los problemas vienen ahora de sus otras dos filiales que al parecer tienen problemas de solvencia, unos problemas que podrían solventarse quizá con una ampliación de capital o quizá no se podrían solventar y habría que valorar sus acciones a 0.

Lo realmente significativo de que Teekay LG Partners esté ya casi con su plan de inversiones ejecutado es que puede volver a recuperar su dividendo lo cual beneficiaría tanto a los inversores de la naviera que volverían a recuperar la credibilidad en la compañía y dispondrían de una empresa más fuerte con contratos ya cerrados para sus nuevas inversiones en buques, como a su holding Teekay Corporation propietario de más de 25 millones de acciones de la naviera que pasaría a percibir un flujo de caja recurrente que vendría a suponer un incremento espectacular en su valoración.

Caso de recuperar el anterior dividendo la empresa naviera pagaría 2,8$ que a los niveles actuales a los que cotiza (17$) supondría una rentabilidad por dividendo de de casi un 17% lo que haría que las acciones subirían hasta niveles cercanos al desplome (35/45$) de antes del recorte de dividendo cuando inició sus proyectos de crecimiento 2016/2019 y que ya están prácticamente acometidos y sus vencimientos de deuda  financiados  con activos en 2018, a partir de 2019 ya hay muy poco.

Teekay LG Partners dispone de una flota de buques mucho más actual que la competencia y posee contratos cerrados por valor de 11.000 millones lo cual le otorga un potencial  enorme con respecto a empresas comparables, además esos nuevos proyectos están ya todos contratados con una duración promedio de más de 17 años., lo que le permitirá que sus ingresos futuros sean mucho más estables  que a su competencia otorgándole un descuento aún mayor ya que sus niveles de endeudamiento son similares.

Para el holding Teekay Corporation si la filial naviera volviese a sus niveles previos pasaría a incrementar su participación de poco más de 300 millones a más de 700 millones y pasaría a percibir un flujo de caja similar a un bono que abonaría entre un 15/23% otorgándole valoraciones que podrían alcanzar entre los 12/14$ si se situase en 0,7$, pero que caso de incrementarse en años posteriores a 2019 hasta los 0,8/0,85$ como venía ocurriendo hasta que fue eliminado incrementaría su valoración en otro 50% adicional, si además su inversión en la filial  Offshore se recuperase (actualmente solo supone 80 millones $) vía reestructuración o ampliación de capital podría recuperar otros 4/6$ al igual que con Tankers podría recuperar otros 2/3$ por acción.

Conclusión

En definitiva, tanto entrando a través de su filial naviera como a través de su holding la inversión en Teekay parece que a estos niveles de valoración ofrece un amplio margen de seguridad y un escaso riesgo o eso parecen indicar grandes inversores del sector que han realizado sus principales apuestas de inversión en esta compañía y no piensan vender ni una acción hasta que no alcancen niveles de valoración muy superiores dado el enorme upside que tienen las acciones a dos o tres años vista.