El efecto Cataluña en la economía y las bolsas

La actual situación de Cataluña va a dañar (y ya está dañando) a su economía de una manera muy considerable, miles de empresas han cambiado su sede social y fiscal a otras provincias españolas ante el enorme riesgo que supone la amenaza independentista para sus negocios, pero eso no ha sido todo, la economía catalana ha sufrido un parón enorme ya que buena parte de las decisiones de inversión se han paralizado, los proyectos de inversión pública también se han visto ralentizados, la creación de nuevas empresas se ha desplomado, las pérdidas para el sector turístico catalán ya se han cifrado en más de 1.200 millones según Exceltur, se estima que más de 400.000 puestos de trabajo están en peligro de manera directa o indirecta por los hechos sucedidos en los últimos meses… Pero los problemas no se terminan en Cataluña ya que su economía representa el 20% de la economía española y una caída en picado de su actividad económica debilitará de manera muy significativa la recuperación que estaba teniendo España, para empezar ya se ha rebajado a entre 3 y 4 décimas la previsión del PIB para este año desde un 2,6% a un 2,2/2,3% al cuantificarse las pérdidas globales para nuestra economía entre 3.000 y 4.000 millones, aunque ya son muchas las voces que hablan de que este problema no es algo temporal y se alargará bastante más en el tiempo llegando a cifrar las perdidas en unos 14.000 millones o un descenso para la economía española de un 1,2%.

A estas razones económicas se suman otras como el deterioro de imagen por parte de España, la situación de constante incertidumbre y la sensación de que no exista un marco regulatorio que se respete, a los que habría que sumar el enorme crecimiento que ha tenido el populismo no sólo en Cataluña sino en la mayoría de las principales capitales de provincia en España (Mallorca Madrid, Zaragoza, Valencia…), además del incremento del descrédito institucional que ha creado la corrupción política.

Y mientras tanto, ¿cómo se ha comportado nuestra bolsa de valores?

La bolsa española comenzó el año con más fuerza que el resto de bolsas europeas llegando a acumular a principios de Mayo una rentabilidad del 18% frente al resto de bolsas que acumulaban rentabilidades algo por debajo del 10%, desde entonces y al hilo de las proclamas independentistas de Cataluña hemos podido ver un constante goteo a la baja que ya se alarga por más de 5 meses y que ha conducido al Ibex desde la cota de los 11.100 puntos hasta estar coqueteando con la pérdida del nivel sicológico de los 10.000 puntos y que actualmente ha dejado al Ibex con una rentabilidad anual de apenas un 9% frente al resto de bolsas europeas que apenas han corregido desde el mes de Mayo e incluso algunas como la alemana se encuentran en máximos históricos con rentabilidades anuales del 14%.

¿Otra vez como en 2010/2012?

El efecto Cataluña nos ha castigado durante ya casi medio año y nos ha introducido en un constante goteo a la baja en las cotizaciones de muchos de los pesos pesados de la bolsa española, hasta llegar a parecer que España es el torpe de la clase (europea) o no es un buen lugar para mantener las inversiones, algo que ya pasó en el periodo que fue de 2010 a 2012 donde el resto de economías ya estaban saliendo de la crisis subprime y sin embargo en España padecimos una dura recesión económica fruto de negar la realidad que se alargó durante 3 años más, dejando a nuestro país con colas interminables de parados (3 de cada 4 que se generaban en Europa eran nuestros), un consumo en caída vertical y con nuestras principales empresas tocadas en sus beneficios fruto del enorme castigo al que se vio sometida nuestra economía, gracias a Dios que buena parte de estas empresas comenzaron mucho antes de padecer nuestra particular depresión económica un proceso de internacionalización que les permitió poder capear el temporal de una manera más que apropiada.

Mercados globales, hay vida y mucha más allá de España

La realidad es que invertir en bolsa española ahora gusta mucho menos que hace 10 años y pese a que existen excelentes negocios donde además buena parte de sus ingresos proceden del mercado internacional, la verdad es que los niveles de valoración que tienen muchas de estas compañías ya son excesivamente altos, por lo que pensamos que es  recomendable abrirse más a los mercados internacionales  donde existen decenas de miles de compañías cotizadas en cualquier parte del mundo que actualmente podemos comprar con un solo click y con unas comisiones más que reducidas, además las oportunidades de inversión son ilimitadas  (en España apenas contamos con poco más de cien empresas cotizadas) y sin tantos riesgos como actualmente tiene nuestra maltrecha economía española.