Altia

2/07/2015

Altia, la salida del MAB al mercado continuo sería el mejor catalizador al alza:  

 

Se acaba de cumplir un año desde que se produjo uno de los mayores fraudes que hemos visto en España, el engaño que desenmascaró Ghotam con la empresa de wifi Gowex, un engañó que enganchó a miles de inversores y que dejó al aire algunas miserias en los organismos supervisores y en especial en el MAB, posteriormente otras empresas como Carbures también declararon haber cometido irregularidades en sus cuentas y esto ha dañado la reputación de un mercado en el que cotizan algunas buenas empresas que han visto manchada su imagen por cotizar en dicho mercado.

El Sesgo de Representatividad por cotizar en el MAB:

Los premios nobel de Economía Daniel Khaneman y Amos Tversky denominaron como sesgo de representatividad la predisposición humana natural a hacer analogías y percibir ciertas situaciones como idénticas cuando no lo son, el mercado tiende a etiquetar a dos empresas como parecidas por el mero hecho de cotizar en un mismo mercado. En cuanto se nos facilita una información producimos automáticamente una imagen mental con la que estamos familiarizados y tendemos a asociar ideas aunque estén remotamente ligadas, dando excesiva importancia a la similitud entre dos empresas y no identificando las probabilidades reales de que dichas empresas realmente tengan algo en común.

El sesgo de representatividad fue lo que condujo a los inversores a percibir como iguales los desplomes que se produjeron tras el lunes negro de Octubre de 1987 en que la bolsa tuvo la mayor caída porcentual en un solo día, con el jueves negro y posterior crack en Octubre de 1929; cuando tras dicho desplome en 1987 se produjo un tremendo rally alcista que duró casi 12 años consecutivos y en 1929 la bolsa se desplomó un 90% adicional en los años posteriores. De igual manera el sesgo de representatividad hace que los estados financieros de las empresas del MAB tengan una menor credibilidad por recordar a los inversores los escándalos de empresas que también cotizaron en dicho mercado.

 

Altia un ejemplo de solvencia y buena gestión en el MAB:

Altia es quizá la empresa más representativa en cuanto a solvencia y buena gestión de las que actualmente cotizan en el MAB, pero la mala reputación que le persigue a dicho mercado le está permitiendo a la empresa cotizar a unos multiplicadores más que atractivos, pese a poseer un sólido balance, haber tenido una excelente evolución en su cuenta de resultados y poseer una más que previsible buena evolución de sus magnitudes para este año fruto de unos menores gastos de explotación, unas mayores sinergias tras la adquisición de Exis, un mayor resultado financiero, unas menores amortizaciones y una previsible reducción de su tasa impositiva.

 

Su escaso free float le está impidiendo salir del MAB y cotizar en el continuo:

Recordemos que uno de los problemas de Altia es su escasa liquidez ya que actualmente capitaliza 70 millones €, pero un 81,2% de las acciones pertenecen a su presidente Tino Fernández, otro 6,5% pertenecen al prestigioso inversor Indio Rab Bawbahni y al fondo Metavalor (el más rentable del año pasado en España) otro 2%, por lo que únicamente hay un 10% de free float ó apenas 7 millones €, lo cual hace que su volumen de negociación diario sea muy escaso e impida el que pueda dar el salto al mercado continuo y siga teniendo que cotizar en un mercado permanentemente cuestionado como es el MAB. En la última Junta de Accionistas se comentó el tema sobre como elevar la liquidez del valor y esperamos que la compañía se lo plantee seriamente ya que sería el principal catalizador para un despegue al alza de la compañía.

¿Quién audita a Altia?

Algunos detractores del Mab censuran el que a Altia no le esté auditando sus cuentas una de las cuatro grandes firmas del mercado, pero debemos recordar que su actual auditor es Auren y que esta firma auditora es la primera firma española en pertenecer al selecto grupo IFAC compuesto por las 25 mayores firmas de auditoría a nivel mundial y la sexta de España, dispone de más de 1300 empleados y está presente en más de 50 países, por lo que podemos hablar de una de las firmas de auditoría más serias y a años luz del caso de Gowex.

Altia y su competencia:

El sector de la consultoría en las TIC es un sector que ha atravesado ciertos problemas y que se encuentra en cierta medida atomizado, Altia está creciendo gracias a adquisiciones dentro del sector y a un proceso de sinergias con las empresas que ha ido adquiriendo, lo cual ha permitido que incurra en unos menores costes que sus competidores (Indra, El Corte Inglés o Tecnocom) este ventaja competitiva se ve reflejada en su balance y parece ser fruto de un crecimiento ordenado.

Balance y Cuenta de Resultados :

Altia está incrementando su Patrimonio Neto, reduciendo su deuda, mejorando el periodo medio de cobro a sus clientes e incrementando fuertemente sus niveles de caja, más del 60% del pasivo de Altia son fondos propios y dispone de una deuda neta negativa de 2,7 millones y una caja de más de 9,7 millones, es decir dispone de una situación financiera muy sólida.

En su plan estratégico para 2015 se prevé un aumento de las ventas del 11%, una previsión bastante moderada si tenemos en cuenta que en el periodo 2010/2013 se incrementó a un ritmo anual de un 36%. Si tenemos en cuenta que en 2015 los gastos de explotación se reducirán de manera sustancial por unas mayores sinergias con Exis, finalizará el plazo de amortización de sus activos de Data Center y que dispondrá de unas bases imponibles pendientes de compensar por la compra de Exis por valor de 4,6 millones de euros es de prever que el beneficio de la entidad gallega pueda ascender hasta los entornos de los 5,5/6 millones de euros ya que Altia suele sorprender de manera positiva con respecto a las previsiones establecidas en sus planes de negocio.

Valoración y perspectivas:

Altia estaría cotizando Per 15e 12.3x una valoración muy comedida si tenemos en cuenta la calidad del balance de la compañía, la alta rentabilidad sobre recursos propios superior al 25%, los excelentes niveles de caja neta que la empresa gallega iría acumulando y que redundará en un mejor resultado financiero, además Altia ha sabido protagonizar un crecimiento inorgánico muy interesante en los últimos años y podría realizar nuevas adquisiciones en breve dado los elevados niveles de caja que seguirá acumulando al operar en un sector atomizado que le permitirá seguir creciendo de manera tanto orgánica como inorgánica.

Aún así, repetimos que la mejor noticia para sus accionistas sería un incremento en la liquidez del valor que le permitiese salir a cotizar al mercado continuo.