¿Justificará el crecimiento futuro de Inditex su actual valoración?

Inditex comenzó su andadura en bolsa a finales de 1999 cuando ganaba algo más de 200 millones de euros y cotizaba a unas 35 veces beneficios, una valoración a la que cotizaban infinidad de empresas tecnológicas por aquel entonces y que muy pocas pudieron justificar.
Pese a su excelente evolución desde que salió a bolsa, el camino de Inditex no ha estado exento de sustos y han sido numerosos los sobresaltos que ha sufrido su cotización en bolsa:
– En 2003 la textil gallega sufrió su primer batacazo importante en bolsa, desplomándose sus acciones un 28% al únicamente crecer sus beneficios un 1,8%, aquella fue la primera gran oportunidad de compra del valor ya que cuatro años más tarde se pagaban casi cuatro veces más por sus acciones.
– En 2008 los beneficios de Inditex únicamente crecieron un 0.2% lo que provocó su segundo gran batacazo en bolsa al caer un 23% aquel año y llegar a cotizar sus acciones a únicamente 15 veces beneficios, cuatro años más tarde el precio de sus acciones se multiplicó nuevamente por 4.
– En 2013 cuando se produjo una nueva ralentización de sus beneficios al crecer únicamente un 0.7%, sus acciones no sufrieron un desplome y únicamente pasaron por un periodo de consolidación que abarcó 2013 y 2014 para volver a retomar en 2015 la senda de las subidas.

Crecimiento en los últimos 15 años:
Es previsible que los beneficios de Inditex en 2015 crezcan por encima del 20% y que su beneficio supere los 3000 millones de euros este año, lo que supondría estar cotizando a un Per de 35 veces, idéntico multiplicador al que cotizaba en el año 2000 cuando comenzó su andadura en bolsa.

Si analizamos la evolución del crecimiento de los beneficios de Inditex desde que comenzó su andadura en bolsa, podemos ver que dichos beneficios han crecido a una tasa anualizada cercana al 19% en los últimos 16 años, pero también podemos observar que sus beneficios crecieron mucho más fuertemente en el periodo comprendido entre 1999 y 2007 donde la tasa compuesta de crecimiento fue del 25% (al pasar de 205 millones a 1250 millones), y que si abarcamos el periodo correspondiente que va desde 2007 a 2015 vemos como la tasa de crecimiento anualizada de sus beneficios se ralentizaría hasta el 11,5%

En el largo plazo, pese al excelente modelo de negocio del que hablamos, es previsible que se produzca una ralentización en la tasa de crecimiento de los beneficios futuros de Inditex, dado el tamaño que la compañía ha alcanzado y aunque se sigan abriendo muchas tiendas y haciéndolas rentables en menos de un año, será difícil que sus beneficios sigan creciendo a ritmos anualizados del 20% y quizá su crecimiento futuro se ralentice y tienda más al que ha tenido en el periodo comprendido de 2007 a 2015 cercano al 10/12% anualizado.

¿Qué futuro descuenta Inditex en estos precios?

Si pensamos que la tasa de crecimiento de los beneficios futuros de Inditex en los próximos 5 años crecerá a un ritmo promedio entre un 8/12% y que fruto de esa desaceleración en la tasa de crecimiento de los beneficios la compañía pasará a cotizar al Per promedio al que ha cotizado la empresa, es decir 25 veces beneficios, podemos estimar que la rentabilidad que se obtendrá de invertir en Inditex en los próximos cinco años será de entre un 0% y un 4% + dividendos, eso sí, si Inditex consigue mantener un crecimiento en su tasa de rentabilidad anualizada del 20% justificaría plenamente sus multiplicadores y seguiría siendo una excelente inversión a largo plazo, pero es importante recordar que esas tasas de crecimiento no las ha mantenido en los últimos diez años y que dado su elevado tamaño no será fácil el que lo consiga.

Ojo, el ejemplo de Coca Cola:

Coca Cola siempre fue una empresa de crecimiento y vio como sus beneficios en la década de los ochenta y noventa crecían a una tasa compuesta superior al 20%, pero desde finales de los 90 su tasa de crecimiento se ralentizó hasta niveles del 5% y fue a finales de la década de 2000 cuando Warren Buffett manifestó que había sido un error no vender sus inversiones en Coca Cola a finales de los 90, al fin y al cabo por mucho que crezca una empresa las tasas de crecimiento de los beneficios no son perpetuas, todo tiene un precio y justificar el pagar 35 veces beneficios sólo está justificado cuando las tasas de crecimiento son muy elevadas.